Estamos leyendo: Del ojo al hueso

Todos los libros que ha publicado Olvido García Valdés cruzan siempre una línea de sombra, son meridianos en un progreso de crecimiento existencial y poético. “Cada libro es un tramo de tu vida”, ha escrito la autora.

     Se produce con su libro Del ojo al hueso un hecho de extrema y rara naturalidad: vida y muerte están en su médula entretejidas, convocadas con una energía productiva de sentido poético, desde el arranque mismo. Hay una dialéctica, pues ya no se oponen lo blanco y lo negro, conviven indisociables, por la fuerza de una escritura que, acrecentada libro a libro, teje, pelea y une. A diferencia de aquella proclama del joven Aragon: “No existimos más que en función de este conflicto, en la zona donde chocan lo blanco y lo negro. ¿Y qué me importa a mí lo blanco o lo negro? Ellos pertenecen al reino de la muerte”, ahora el conflicto se hace poético, no mediante la oposición, sino gracias a que es pura vida, escrita desde su misma raíz, en contradicción productiva de sentido. Recogen el ojo y la voz, con cuidados y atenciones, naturalezas, modos sociales y políticos, figuras, en una rara fenomenología, un herbario vivo en el que se muestra la diversidad del mundo. En una poesía que no convoca a las imágenes por asociación libre, es la propia lengua la que genera sus metamorfosis, cuerpo y música que procede, dentro del poema, mediante un montaje por grados y, de pronto, saltos absolutos, tal como pedía Kierkegaard para la razón. Organicidad crecida sin la férula del yo, que sólo quiere ser pura atención y cuidado, pero emite sentencias de la razón poética: “El mundo es fantasmal y está vivo”. Y cada tanto, llega un poema que parece contener el libro entero, trenza, melodía metamorfoseada, no se interrumpe. La repetición genera una sintaxis móvil y fluyente, como quiso Lezama: “Toda simetría verdadera genera una simetría traslaticia”. Pero se trata de un ciclo, un “aliento” que hace visible el retorno de todo lo nombrado, bajo diversas especies, desvelamiento de dones: “Como si un cuervo nos trajera pan y carne”, modos del pensar: “la corriente/ continua de la vida se derrama/ en la apariencia presente”.

La próxima reunión es el martes 17 de mayo a las 19.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: