Estamos leyendo: La invención de Morel

Publicada en 1940, esta novela del escritor argentino Adolfo Bioy Casares tiene como protagonista a un preso condenado a cadena perpetua que ha logrado fugarse y llegar a una isla. El mismo fugado es el narrador. Le había hablado de la isla un comerciante chino: aquella isla estaba infectada por una extraña enfermedad que mataba de afuera para adentro.

Allí lleva una vida de Robinson, convencido de que no verá a nadie. En la parte más elevada de la isla se levantan un museo, una capilla y una piscina llena de víboras, sapos e insectos. Una noche escucha en la distancia un sonido de voces y música procedentes del museo. ¿Serán veraneantes que han desembarcado en la isla sin que él se enterara? Durante varios días ve a una mujer, Faustine, que se acerca al acantilado y desde allí contempla la puesta de sol. Poco a poco se enamora de ella.

La vida del prófugo se hace más difícil. Al principio se oculta de los veraneantes pero pronto descubre que ellos no parecen verle ni oírle. De entre todos los veraneantes, un individuo llamado Morel parece ser el líder.

Una tarde sorprende a Faustine y a Morel repitiendo una escena que ya había visto: las palabras son las mismas y también los gestos, las actitudes y expresiones de ambos. Cuando intenta seguir a Faustine hasta su habitación no lo consigue, la puerta por la que ha entrado esta herméticamente cerrada.

El fugitivo acaba descubriendo la verdad: Morel ha creado una máquina que captura las imágenes y las almas y las reproduce a perpetuidad, en un intento de alcanzar la inmortalidad.

Una horrible sospecha va tomando consistencia. Si las imágenes de Morel tienen alma, los emisores han de perderla al ser captados por los aparatos. Eso significa que Faustine ha muerto y que el fugitivo no existe para la imagen de la mujer que ama.

La única solución será la muerte para la eterna contemplación de Faustine. Abre los receptores y hace su representación. Poco a poco la vida se le va escapando.

La próxima sesión será el martes 13 de marzo a las 19.00

2 respuestas a Estamos leyendo: La invención de Morel

  1. Marichu dice:

    Bueno compañer@s después de pelearme con este libro “la invención de Morel, llegué al taller y me aclarasteis muchas cosas, como dice Patricia tengo que molestarme en pensar un poco más si quiero aprender y no dejar que todo me lo den hecho. Pero estoy contenta de haberlo leído y de escuchar vuestros enriquecedores comentarios.

  2. Patricia. dice:

    Bueno, no dije yo que no se pensara, lo que pasa es que sí os compliqué un poco la vida porque es un libro breve pero complejo. Creo que merecía la pena traer hacia nosotros a Bioy Casares, la literatura hispanoamericana es muy interesante.
    Y tienes razón, lo mejor es compartir las opiniones. Se aprende mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: