Jean Rhys: biografía

Jean Rhys (Roseau, 24 de agosto de 1890 – Exeter, 14 de mayo de 1979), cuyo nombre original era Ella Gwendolen Rees Williams, fue una novelista caribeña de la primera mitad del siglo XX.

Ryhs nació en Roseau, cuando Dominica aún era colonia británica, hija de padre galés y madre criolla pero de raíces escocesas. A los dieciséis años se trasladó a Inglaterra donde trabajó en Londres como corista sin demasiado éxito, hasta tal punto que llegó a ingresar en la prisión de Holloway.

En los años 1920 viajó al continente europeo donde trabajó como artista bohemia, periodo en el que residió temporalmente en París. Durante este periodo de su vida, Rhys vivió casi en la pobreza. Sin embargo fue durante este periodo cuando se familiarizó con el arte modernista y la literatura, y cuando se convirtió en alcohólica, problema que mantuvo durante toda su vida. Sus experiencias en la sociedad patriarcal y los sentimientos de sentirse desplazada influyeron y formaron parte de algunos de sus trabajos, así como su difícil niñez, en la que no acabó de ser aceptada ni por la sociedad criolla ni por la europea de su isla natal.

La mayoría de las obras de Rhys tratan sobre mujeres que se ven desplazadas de sus ambientes naturales y dejadas al capricho de sociedades con pobres valores familiares, en una muestra de su propia experiencia. Su estilo se caracteriza frecuentemente por su mezcla de técnicas modernistas y de sensibilidades propias de la sociedad caribeña de la que provenía.

Su obra fue publicada y promocionada entre otros por Ford Madox Ford. Diana Athill, de la editorial André Deutsch, ayudó a Ryhs a volver a llegar a un amplio público tras la pérdida del favor del público que sufrió. Athill fue la responsable de la publicación de Ancho mar de los Sargazos, obra adaptada a la televisión por la BBC.

Durante el último periodo de su vida, vivió en Londres junto a un amigo intérprete de jazz británico, George Melly. Escribió una sarcástica canción de amor para él junto a John Chilton, titulada Life with you. Sus escritos y efectos personales se encuentran en la Biblioteca Mac Farlin de la Universidad de Tulsa, en el departamento de Colecciones especiales y archivos de la Universidad.

Publicó su primer relato en 1924, y su primera novela, Posturas (más tarde llamada Cuarteto), en 1928. La ficción de Rhys refleja su visión pesimista del mundo y su simpatía hacia los desvalidos, en especial hacia las mujeres atrapadas en vidas que no son capaces de cambiar. Rhys publicó otras tres novelas Después de dejar al señor Mackenzie (1930), Viaje a la oscuridad (1934) y Buenos días, medianoche (1939) antes de abandonar la literatura. Su última novela, Ancho mar de los Sargazos (1966), despertó de nuevo el interés de la crítica y el público por su obra. Tras retirarse a sus Antillas natales, la novelista reconstruyó los primeros años de vida de Antoinette Cosway, la primera mujer enajenada del señor Rochester en la novela de Charlotte Brontë, Jane Eyre. En 1979 se publicó su autobiografía inacabada, Sonríe, por favor.

Bibliografía

•             The Left Bank and Other Stories (La orilla izquierda y otras historias), 1927

•             Postures (Posturas), 1928, publicada en 1929 como Quatet (Cuarteto)

•             After Leaving Mr Mackenzie (Después de dejar al señor Mackenzie), 1931

•             Voyage in the Dark (Viaje a la oscuridad), 1934

•             Good Morning, Midnight (Buenos días, medianoche), 1939

•             Wide Sargasso Sea (Ancho mar de los Sargazos), 1966

•             Tigers Are Better-Looking: con una selección de obras de ‘The Left Bank’ , 1968

•             Penguin Modern Stories 1, 1969 (junto a otros)

•             My Day: Three Pieces, 1975

•             Sleep It Off Lady, 1976

•             Smile Please: An Unfinished Autobiography (Una sonrisa, por favor), 1979

•             Jean Rhys Letters 1931-1966, 1984

•             Early Novels, 1984

•             The Complete Novels, 1985

•             Tales of the Wide Caribbean, 1985

•             The Collected Short Stories, 1987

  

Una respuesta a Jean Rhys: biografía

  1. Anónimo dice:

    Hola chicos, ahí vos va un recordatoriu que seguro os encantó en su momento. me encanta. Feliz verano..
    LA PRINCESITA DEL PRENDEDOR
    Margarita, está linda la mar,
    y el viento
    lleva esencia sutil de azahar;
    yo siento
    en el alma una alondra cantar:
    tu acento.
    Margarita, te voy a contar
    un cuento.
    Este era un rey que tenía
    un palacio de diamantes,
    una tienda hecha del día y un rebaño de elefantes,
    un kiosco de malaquita
    un gran manto de tisú,
    y una gentil princesita,
    tan bonita,
    Margarita,
    tan bonita como tu.
    Una tarde la princesa
    vio una estrella aparecer;
    la princesa era traviesa
    y la quiso ir a coger.
    La quería para hacerla
    decorar un prendedor
    con un verso y una perla,
    y una pluma y una flor.
    Las princesas primorosas
    se parecen mucho a ti:
    Cortan lirios, cortan rosas,
    cortan astros. Son así.
    Pues se fue la niña bella
    bajo el cielo y sobre el mar
    a cortar la blanca estrella
    que la hacía suspirar.
    Y siguió camino arriba
    por la Luna y más allá;
    mas lo malo es que iba
    sin permiso de papá.
    Cuando estuvo ya de vuelta
    de los parques del Señor,
    se miraba toda envuelta
    en un dulce resplandor.
    Y el rey dijo: “¿Qué te has hecho?
    Te he buscado y no te hallé;
    ¿y que tienes en el pecho
    que encendido se te ve?”

    La princesa no mentía,
    y así dijo la verdad:
    “Fui a cortar la estrella mía
    a la azul inmensidad.”
    Y el rey clama:
    “No te he dicho
    que el azul no hay que tocar?
    ¡Que locura! ¡Que capricho!
    El Señor se va a enojar.”
    Y dice ella: “No hubo intento;
    yo me fui no se por qué;
    por las olas y en el viento,
    fui a la estrella y la corté.”
    Y el papá dice enojado:
    “Un castigo has de tener:
    vuelve al cielo y lo robado
    vas ahora a devolver.”
    La princesa se entristece
    por su dulce flor de luz,
    Cuando entonces aparece
    sonriendo el buen Jesús.
    Y así dice: “en mis campiñas
    esa rosa le ofrecí;
    son mis flores de las niñas
    que al soñar piensan en Mi.”
    Viste el rey ropas brillantes
    Y luego hace desfilar
    cuatrocientos elefantes
    a la orilla de la mar.
    La princesita está bella,
    pues ya tiene el prendedor
    en que lucen con la estrella,
    verso, perla, pluma y flor.
    Margarita, está linda la mar ;
    y el viento lleva esencia sutil de azahar:
    tu aliento.
    Ya que lejos de mí vas a estar,
    guarda, niña, un gentil pensamiento
    al que un día te quiso contar
    un cuento.

    Ruben Darío, Nicaragua, 1867/1916

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: