Estamos leyendo… El bosque animado

noviembre 11, 2015

EL BOSQUE ANIMADOEl bosque animado fue escrita por Wenceslao Fernández Flórez y publicada en 1943. A lo largo de dieciséis episodios que pueden leerse de manera independiente, el autor nos introduce en un apartado bosque gallego, la fraga de Cecebre.

Entre sus personajes destaca el bandolero Fendestetas, un antiguo agricultor que ejerce esa profesión desde que descubrió que no había ningún bandido en la zona. También está el cojo Geraldo, un joven marino que perdió una pierna en uno de sus viajes y desde entonces renunció al mar para ejercer como zahorí. Geraldo está perdidamente enamorado de Hermelinda, quien se marchó de Cecebre para buscar fortuna en la ciudad. O Marica da Fame que recorre el bosque buscando algo que echarse a la boca mientras su hija Pilara es tiranizada en casa de su ama Juanita Adruello. Y está Fiz de Cotovelo, un fantasma triste que hace bueno el proverbio gallego de que “a San Andrés de Teixido el que no va de muerto, irá de vivo”.

Y además de todo esto Wenceslao Fernández Flórez pone voz a los animales, desde el perro famélico de los Esmorís, hasta las moscas que le declaran la guerra al hombre o el poste de telégrafos, orgulloso de ser la encarnación del progreso, y que mira con desdén a sus parientes, los árboles. Y todo aderezado con mágicas descripciones del bosque y el gran sentido del humor característico del autor gallego. Pero también hay una gran parte de crítica social hacia un mundo rural donde las diferencias de clase son muy marcadas.

De entre todas sus obras, esta es la preferida de Wenceslao Fernández Flórez y también la más conocida por el público, gracias, en gran medida, a la versión cinematográfica que realizó José Luis Cuerda en 1987, con un inolvidable Alfredo Landa en el papel de Fendestetas.

La próxima sesión será el martes 1 de diciembre, a las 19.00.

Anuncios

Wenceslao Fernández Flórez

noviembre 11, 2015

TratadaManualWenceslao Fernández Florez nació el 11 de febrero de 1885 en La Coruña.

En el año 1900 murió su padre y el adolescente Wenceslao tuvo que dejar sus estudios y buscar empleo para ayudar al sustento familiar. Consiguió pronto un trabajo como redactor en el periódico “La Mañana”. Posteriormente sus artículos aparecieron en publicaciones como “El Heraldo De Galicia”, “Tierra Gallega”, “Diario de La Coruña”, “Diario Ferrolano”, del que fue director, o “El Noroeste”.

Más tarde se trasladó a vivir a Madrid para trabajar en la Dirección General de Aduanas. Este empleo no le contentó y regresó al mundo del periodismo para colaborar en periódicos como “El Liberal”, “Tribuna”, “El Imparcial” o “ABC”.

De ideología liberal y conservadora, aunque independiente a nivel político, sus novelas están escritas en castellano (con algunos cuentos en lengua gallega) pero Fernández Florez siempre tuvo presente en gran parte de sus textos el sentir gallego, no en vano se codeó con importantes miembros del galleguismo como Castelao, con quien entabló una buena amistad. Castelao colaboró, con su paisano ilustrando algunas de sus novelas. Fernández Florez siempre mostró su preocupación por la situación social del campesinado y por la defensa ecológica del ámbito rural.

Entre sus novelas, llenas de humor pero también de melancolía y crítica, destacan, “Volvoreta” (1917), “Las Siete Columnas” (1926), “El Malvado Carabel” (1931), o “El Bosque Animado” (1943), su texto más famoso que fue adaptado al cine por José Luis Cuerda.

Al margen de sus historias de ficción, Wenceslao Fernández Flórez recogió en un libro sus valiosas “Crónicas Parlamentarias” (1914-1936), en donde se manifestaba su talento como periodista político.

Murió en Madrid el 29 de abril de 1964.