Fernando Luis Chivite

diciembre 14, 2016

chiviteFernando Luis Chivite, (también conocido como Fernando Chivite), es un escritor en verso y prosa navarro, nacido en Pamplona en 1959 y residente en Villava.

Premios

  • XLI Premio Internacional de Poesía “Hermanos Argensola” por ‘Apuntes para un futuro manifiesto’, en 2009.
  • Premio Café Gijón de novela en 2006 por Insomnio.
  • Premio Ciudad de Irún de poesía en 1998.
  • Premio de poesía Gerardo Diego en 1996.
  • Premio Pío Baroja de novela en 1995.
  • Premio Ciudad de Barbastro de novela en 1993

Fernando Luis Chivite es licenciado en Filosofía y Letras (sección Ciencias de la Educación) por la Universidad de Navarra. En la actualidad trabaja como logopeda en un centro de educación especial. Es columnista habitual de los periódicos Diario de Noticias (de Navarra) y El Correo, entre otros periódicos del grupo Vocento. Figura en la antología “Articulismo español contemporáneo”, de 2004.

Bibliografía

  • “La inmovilidad del perseguido”, 1986 (poesía)
  • “Los seres indefensos”, 1993 (novela)
  • “El abismo en la pared”, 1995 (poesía)
  • “La tapia amarilla”, 1996 (novela)
  • “Calles poco transitadas”, 1998 (poesía)
  • “El viaje oculto”, 2001 (novela)
  • “La fuga de todo”, 2003 (novela)
  • “Insomnio”, 2006 (novela)
  • “Apuntes para un futuro manifiesto”, 2009 (poesía)

Fulgencio Argüelles

noviembre 17, 2016

fulgencio-arguellesNacido en la aldea allerana de Orillés (en asturiano y oficialmente, Uriés), estudió psicología en las universidades de Comillas y Complutense de Madrid, especializándose en psicología del trabajo y de las organizaciones. Después de una larga estancia en Madrid, en 1997 regresó a Asturias para residir en Cenera (Mieres), el lugar donde había pasado su infancia y su juventud.

Antes de la publicación de su primera novela recibió varios premios por sus relatos cortos, tanto en castellano (Aller, Guardo o Internacional de Meres) como en asturiano (Carreño, Lena o Bilordios de Pinón).

Ha publicado las novelas Letanías de lluvia, Premio Azorín de 1992; Los clamores de la tierra, una novela histórica ambientada en el reinado de Ramiro I; Recuerdos de algún vivir, Premio Principado de Asturias 2000 concedido por la Fundación Dolores Medio, y, su obra más conocida, El Palacio azul de los ingenieros belgas, con la que obtuvo el Premio Café Gijón 2003. También ha publicado los libros de relatos Del color de la nada y Seronda, éste último en asturiano y en colaboración con el pintor asturiano J. Enrique Maojo.

Escribe habitualmente artículos de opinión, así como críticas literarias en el diario El Comercio, donde mantuvo, durante cierto tiempo, una sección fija denominada Libros de siempre jamás. Por estos artículos le fue concedido el Premio de la Crítica que concede la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) al columnismo literario en 2012.


Belén Gopegui

octubre 28, 2016

belen-gopeguiBelén Gopegui nació en 1963, en Madrid. Es hija del científico aeroespacial Luis Ruiz de Gopegui y de Margarita Durán, una de las abogadas fundadoras de Amnistía Internacional en España.

Se licenció en Derecho la Universidad Autónoma de Madrid, pero antes de terminar sus estudios universitarios ya había decidido que lo que de verdad quería era ser escritora. Durante un tiempo se dedicó a reseñar obras y hacer entrevistas para diversas publicaciones, como el suplemento de libros de El Sol, hasta que aparece su primera novela, La escala de los mapas en Anagrama, apoyada por la escritora Carmen Martín Gaite, que recibió los premios Tigre Juan y el Iberoamericano Santiago del Nuevo Extremo para autores noveles.

A la que siguió Tocarnos la cara, en 1995, y La conquista del aire, en 1998, adaptada al cine en 2000 con el título Las razones de mis amigos por Gerardo Herrero. Ahí comenzó su carrera como guionista: escribió el guion de La suerte dormida y el de El principio de Arquímedes, dirigida por Gerardo Herrero en 2004.

En 2004 publicó El lado frío de la almohada y en 2005 apareció su primera y única obra teatral Coloquio en el libro coral Cuba 2005, en defensa de la Revolución Cubana. Continuó con las novelas El padre de Blancanieves (2007) y Deseo de ser punk, que ganó el VII Premio de Narrativa Española Dulce Chacón otorgado por el Ayuntamiento de Zafra. En 2011 publica Acceso no autorizado.

Sus últimas obras han sido El amigo que surgió de un viejo ordenador (2012) y El comité de la noche (2014)

De sus libros ha sido elogiada la madurez de su prosa y de sus planteamientos literarios, las estructuras narrativas tan originales, la brillantez de sus metáforas, en donde asoma una comprensión más que superficial del mundo y del léxico científico y su carácter intimista y poético.


Miguel Torga

junio 7, 2016

miguel_torga__cartoon_caricature__by_wilson_santos-d7uv5t6Adolfo Correia da Rocha, que se hizo conocido con el seudónimo de Miguel Torga, nació en Tras-os-Montes -São Martinho de Anta, Portugal, 12 de agosto de 1907. Era hijo de una familia pobre campesina por lo que para poder estudiar, debido a la falta de recursos económicos de la familia, tuvo que ingresar en el seminario. Pero cuando tenía trece años se trasladó a Brasil, donde pasó cinco años en una hacienda de Minas Gerais bajo la protección de un tío suyo, quien también le ayudó a regresar a Portugal en 1925 y quien le proporcionó una cantidad al mes para proseguir sus estudios. En dos años acabó el liceo y en 1933 terminó la carrera de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra. Ejerció de médico y también de veterinario en varios lugares del país antes de establecerse definitivamente en 1941 en Coimbra.
Había publicado ya cuatro libros de poesía, Ansiedade, Rampa, Tributo y Abismo y uno de prosa, Pio Azimo. Firmados todavía por Adolfo Rocha y todos en edición de autor. Formó parte del grupo intelectual que editó la revista Presenta en 1927, junto con Branquinho da Fonseca, Joao Gaspar Simoes y José Régio. Posteriormente, en 1936 dirigió una nueva revista, Manifiesto.
Publicó en 1934 A terceira voz firmado ya como Miguel Torga.
En 1936 publicó O outro libro de Job y al año siguiente inició la publicación de La creación del mundo, larga narración de carácter autobiográfico cuyo quinto y último volúmen se publicó en 1981.
En 1939 publicó El cuarto día de la creación del mundo, resultado de un viaje por la España devastada por la guerra civil. El libro fue secuestrado por la censura de Salazar, lo llevó a la cárcel durante unos meses en la prisión de Arrube y solo se pudo volver a publicar en 1971. Cuentos de la montaña, de 1941, también fue retirado por la censura y su mujer, Andrée Crabée Rocha, profesora universitaria de origen belga, fue expulsada del cuerpo docente.

En la década de los cuarenta, publicó cuatro libros de poesía más: Lamentacao (1943), Liberaçao (1944), Odes (1946), Nihil sibi (1948). También aparecieron Bichos (1940), conjunto de relatos, y Nuevos cuentos de la montaña (1944), además de la aparición de los primeros cuatro volúmenes de Diario. Su prestigio literario se consolidó en la década siguiente con la publicación de Cántico de homem (1950), Penas do purgatório (1954), Orfeu rebelde (1958), Camara ardente (1962) y Poemas ibéricos (1965). Después de este, su poesía apareció esparcida en los distintos volúmenes de Diario.
En 1989 fue galardonado con el Premio Camoens, el más importante para escritores de lengua portuguesa.
Falleció el 17 de enero de 1995 en Coimbra.

La creación del mundo es un libro esencial de la literatura del siglo XX, y la obra que lo confirmó como una de las figuras estelares de las letras portuguesas, en él Torga rememora su infancia campesina en una aldea trasmontana, la emigración a Brasil, la vida estudiantil, las primeras escaramuzas literarias, las andanzas de médico, la persecución política, su visión del horror de la guerra española, la resistencia inquebrantable de una admirable figura civil… Es una obra monumental que es a la vez crónica, novela, memoria y testamento de un autor indispensable.


Leopoldo Alas “Clarín”

mayo 18, 2016

ClarínALAS, LEOPOLDO (Zamora, 1852-Oviedo, 1901). Conocido por el seudónimo de «Clarín», forma con Pérez Galdós la pareja de grandes novelistas españoles del siglo XIX. Comparable a su labor de novelista es la desarrollada como cuentista, y la periodística: crítica, teoría literaria y temas políticos. Vivió en León y en Guadalajara durante la infancia, debido al cargo de Gobernador Civil que su padre desempeñó en esas ciudades; sin embargo, su persona y su obra están entrañablemente asociadas con Asturias, y aún más concretamente con la ciudad de Oviedo, a donde se trasladó en 1865, y donde estudió el bachillerato. Pasó en Madrid casi siete años, de 1871 a 1878, estudiando la carrera de Derecho, en la que se doctoró. En 1883 regreso a Asturias para ocupar en la Universidad la cátedra de Derecho Romano. Cinco años después obtuvo la de Derecho Natural.

Los años madrileños fueron provechosos en cuanto que comenzó a escribir artículos periodísticos, tanto de pensamiento filosófico y religioso, como políticos y literarios. Esta faceta de Clarín, dedicado a explorar las cuestiones sociopolíticas de su época, ha sido olvidada durante mucho tiempo (igual que la actividad paralela de Galdós). Aparte del interés en las cuestiones del día, debe recordarse que Clarín estudió en una Universidad donde los maestros más estimulantes eran los seguidores del filósofo alemán Karl Krause. La gran aportación de estos hombres, especialmente de Francisco Giner de los Ríos, fue reformar la filosofía y la enseñanza en la España del último tercio del siglo pasado.

Para entender a Clarín en cuanto a lo literario, conviene recordar que el interés intelectual, crítico, de origen krausista, da un sentido especial a sus obras; a ello se suman otros elementos de la filosofía de la época, en especial de la corriente positivista, del realismo y del naturalismo. Si el krausismo marcó el horizonte ético e intelectual del escritor, la corriente positivista del realismo y el naturalismo le proporcionó una manera de poner entre paréntesis ciertas parcelas del mundo y de examinar, valiéndose del microscopio naturalista, al ser humano de su tiempo.

El tono moralista de Alas aparece reforzado por su desengaño ante la sociedad de su época.

España iba reduciéndose en tamaño, y no sólo geográfico. Al perder las colonias de América, cayó en una anemia espiritual, producida por la carencia de ánimo y de las ideas fertilizantes que la revolución industrial trajo consigo, contribuyendo a transformar las grandes naciones europeas. No olvidemos que Clarín vivió tres acontecimientos dramáticos de la historia española: la revolución liberal de 1868, la Restauración y la pérdida de las últimas colonias, en 1898.

Pasando del trasfondo intelectual del pensamiento de Clarín a su práctica crítica, se observa que fue prolífico escritor y periodista. Sus escritos se caracterizan por una punzante ironía, que se ensañó en cuantos escritores de mal gusto cayeron en sus manos, aunque también supo ensalzar los méritos de quienes lo merecían.

La agresividad crítica de Clarín y el cortante filo de sus opiniones estéticas contrastan con la cautela con que aborda su labor creadora. Comenzó escribiendo cuentos cortos, en los que reflejó lo que el mundo y sus gentes ofrecían de interesante. La primera entrega fue Pipá (1879), novela corta influenciada por el naturalismo, que presenta en germen personajes que aparecerán en La Regenta (1884-85). La Revista de Asturias publicó en 1880, entre abril y junio, tres capítulos de Speraindeo, primer intento de novela, que nunca llegó a terminar.

Muchos y muy buenos cuentos y novelas cortas escribió Alas: El Señor y lo demás son cuentos (1892), Doña Berta, Cuervo y Superchería (los tres de 1892) y Cuentos morales (1896) son, posiblemente, los relatos más notables de la literatura española de su tiempo. Intentó, sin éxito, triunfar en el teatro; el estreno de Teresa (1895) fue un fracaso.

 


Mario Vargas Llosa

abril 6, 2016

Mario-Vargas-LlosaJorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de 1936) marqués de Vargas Llosa.

Pasa su infancia entre Bolivia y Perú y al terminar sus estudios primarios colabora en los diarios La Crónica y La Industria. En 1952 escribe una obra de teatro titulada La huida del Inca, que se estrena en un teatro de Lima.

Estudia Letras y Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y empieza a colaborar profesionalmente en periódicos y revistas, siendo editor de los Cuadernos de Composición y la revista Literatura.

En 1958 le conceden la beca de estudios “Javier Prado” en la Universidad Complutense de Madrid, donde obtiene el título de Doctor en Filosofía y Letras. Un año más tarde se traslada a París, y allí trabaja en diferentes medios hasta que logra entrar en la Agencia France Press y, más tarde, en la Radio Televisión Francesa, donde conoce a numerosos escritores hispanoamericanos.

En 1965 se integra en la revista cubana Casa de las Américas como miembro de su consejo de redacción y permanece en ella hasta 1971. En esos años actúa varias veces como jurado de los premios Casa de las Américas.

Posteriormente viaja a Nueva York, invitado al Congreso Mundial del PEN Club, e instala su residencia en Londres, donde trabaja como profesor de Literatura Hispanoamericana en el Queen Mary College.

Durante este periodo trabaja además como traductor para la UNESCO en Grecia, junto a Julio Cortázar; hasta 1974 su vida y la de su familia transcurre en Europa, residiendo en París, Londres y Barcelona.

En 1975 inicia una serie de trabajos cinematográficos, y en marzo de ese año es elegido Miembro de Número en la Real Academia Peruana de la Lengua. En 1976 es elegido presidente del PEN Club Internacional, cargo que ocupa hasta 1979.

En Perú presenta el programa televisivo La Torre de Babel y en 1983 preside la Comisión Investigadora del caso Uchuraccay, dedicado a resolver el asesinato de ocho periodistas. A finales de los ochenta entra en el mundo de la política en Perú y en 1990 regresa a Londres, donde retoma su actividad literaria.

En marzo de 1993 obtiene la nacionalidad española, sin renunciar a la peruana. Colabora en el diario El País y con la revista cultural Letras Libres.

En 1994 es nombrado miembro de la Real Academia Española y ese mismo año gana el Premio Miguel de Cervantes; posteriormente es reconocido doctor honoris causa en numerosas universidades. Su obra ha sido traducida a más de 30 idiomas.

En 2013 le conceden el premio Columnistas de El Mundo, en reconocimiento a su faceta periodística.


Charles Dickens

marzo 2, 2016

Charles Dickens 2

Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812, en Sineu, perteneciente a la ciudad de Portsmouth, hijo de John Dickens (1786-1851), oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth, y de su esposa Elizabeth Barrow (1789-1863). En 1814, la familia se trasladó a Londres.

Aunque sus primeros años parecen haber sido una época idílica, él se describía como un «niño muy pequeño y no especialmente cuidado». También hablaría de su extremo patetismo y de su memoria fotográfica de personas y eventos, que le ayudaron a trasladar la realidad a la ficción. Su vida cambió profundamente cuando su padre fue denunciado por impago de sus deudas y encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se trasladó a vivir con el señor Dickens a la cárcel, posibilidad establecida entonces por la ley, que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles fue acogido en una casa de Little College Street, y acudía los domingos a visitar a su padre en la prisión.

A los doce años comenzó a trabajar en una fábrica de betún para calzado,  en jornadas diarias de diez horas pegando etiquetas en los botes de betún para calzado. Dickens nunca olvidaría el empeño de su madre de obligarle a permanecer en la fábrica. Estas vivencias marcarían su vida como escritor: dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias.

En mayo de 1827, Dickens empezó a trabajar como pasante en el bufete de los procuradores Ellis & Blackmore y después de un tiempo como taquígrafo judicial. En 1834 lo contrató el Morning Chronicle como periodista político, para informar sobre debates parlamentarios, y viajar a través del país a cubrir las campañas electorales. En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se publicaron formando el primer volumen de Sketches by Boz y que dio paso en marzo de ese mismo año a la publicación de las primeras entregas de Los papeles póstumos del club Pickwick.

Posteriormente continuó contribuyendo y editando diarios durante gran parte de su vida.

El 2 de abril de 1836 contrajo matrimonio con Catherine Thompson Hogarth (1815-1879) y estableció su residencia en Bloomsbury. Tuvieron diez hijos.

Los escritos de Dickens fueron sumamente populares en sus días y fueron leídos extensamente. Vio publicadas nueve entregas en 1836 y las once restantes en 1837, de The Posthumous Papers of the Pickwick Club(Los papeles póstumos del Club Pickwick). Su siguiente obra fue Oliver Twist (1837-1838) un relato auténticamente autobiográfico y que se publicó por entregas durante dos meses. A esta obra siguieron Nicholas Nickleby (1838-1840) y La tienda de antigüedades (1840-1841), donde narra las desdichas de la pequeña Nelly, con pasajes inspirados en el reciente fallecimiento de su cuñada Mary Hogarth, de diecisiete años a quien Dickens adoraba. La obra tuvo un gran éxito en Inglaterra y América.

Gracias a las obras que iba publicando, Dickens ganó un gran prestigio. En 1841 fue nombrado hijo adoptivo por la ciudad de Edimburgo y viajó a Estados Unidos, donde fue rechazado por la sociedad de este país debido a las conferencias que impartía y a la novela Notas de América, contraria a la esclavitud y que Dickens había experimentado personalmente en su infancia. A pesar de ello se reconcilió con el público después de la publicación de Canción de Navidad en 1843.

Ya era considerado como el gran novelista de lo social.

Su gran best seller fue David Copperfield, del cual llegó a vender hasta 100 000 ejemplares en poco tiempo. Fue también el primer escritor en utilizar la palabra detective en sus novelas.

Alrededor de 1850 la salud de Dickens había empeorado; este cambio fue agravado por la muerte de su padre, de una hija y de su hermana Fanny. Dickens se separó de su esposa en 1858. En la era victoriana, el divorcio era impensable, particularmente para personas famosas como él. No obstante, continuó manteniendo a ella y a la casa por los siguientes 20 años, hasta el día que ella falleció.

Mucho de su tiempo fue utilizado en lecturas públicas de sus más amadas novelas. Dickens estaba fascinado con el teatro como un escape del mundo real, y los teatros y el público teatral aparecen en Nicholas Nickleby. Los espectáculos itinerantes eran extremadamente populares, y el 2 de diciembre de 1867 Dickens dio su primera lectura pública en los Estados Unidos, en un teatro de Nueva York. El esfuerzo y la pasión que ponía en estas lecturas con voces individualizadas para sus personajes es algo que quizá también contribuyó a su muerte.

Volvió a escribir en el Old Year Magazine hasta su muerte. Poco después fue recibido por la reina Victoria, la cual era gran lectora de sus obras.

El 9 de junio de 1870, murió al día siguiente de sufrir una apoplejía, sin haber recuperado la consciencia.

El estilo de Dickens es florido y poético, con un fuerte toque cómico. Sus sátiras sobre el esnobismo de la aristocracia británica —él llamaba a uno de sus personajes «El Refrigerador Noble»— son a menudo populares. Comparaciones de huérfanos con accionistas o comensales con muebles son algunas de sus más aclamadas ironías.

La mayoría de las obras maestras de Dickens fueron escritas como entregas mensuales o semanales en periódicos como el Master Humphrey’s Clock y el Household Words, siendo posteriormente reimpresas en libros.

Las novelas de Dickens eran, entre otras cosas, trabajos de crítica social. Él era un fiero crítico de la pobreza y de la estratificación social de la sociedad victoriana. A través de sus trabajos, Dickens mantenía una empatía por el hombre común y un escepticismo por la familia burguesa.

A menudo Dickens usaba idealizados personajes y escenas de alto toque sentimental contrastando con sus caricaturas y las terribles verdades sociales que revelaba.

Obras

  • Los papeles póstumos del Club Pickwick(1836-1837)
  • Oliver Twist (1837-1839)
  • Nicholas Nickleby(1838-1839)
  • La tienda de antigüedades(1840-1841)
  • Barnaby Rudge(1841)
  • A Christmas Carol (1843) (conocida también comoCanción de Navidad o Un cuento de Navidad y Los fantasmas de Scrooge)
  • Martin Chuzzlewit(1843-1844)
  • Dombey e hijo(1846-1848)
  • David Copperfield (1849-1850)
  • Casa desolada (1852-1853)
  • Tiempos difíciles(1854)
  • La pequeña Dorrit(1855-1857)
  • Historia de dos ciudades(1859)
  • Grandes esperanzas (1860-1861)
  • Nuestro común amigo(1864-1865)
  • El guardavía(1866)
  • El Reloj del Señor Humphrey.