Belén Gopegui

octubre 28, 2016

belen-gopeguiBelén Gopegui nació en 1963, en Madrid. Es hija del científico aeroespacial Luis Ruiz de Gopegui y de Margarita Durán, una de las abogadas fundadoras de Amnistía Internacional en España.

Se licenció en Derecho la Universidad Autónoma de Madrid, pero antes de terminar sus estudios universitarios ya había decidido que lo que de verdad quería era ser escritora. Durante un tiempo se dedicó a reseñar obras y hacer entrevistas para diversas publicaciones, como el suplemento de libros de El Sol, hasta que aparece su primera novela, La escala de los mapas en Anagrama, apoyada por la escritora Carmen Martín Gaite, que recibió los premios Tigre Juan y el Iberoamericano Santiago del Nuevo Extremo para autores noveles.

A la que siguió Tocarnos la cara, en 1995, y La conquista del aire, en 1998, adaptada al cine en 2000 con el título Las razones de mis amigos por Gerardo Herrero. Ahí comenzó su carrera como guionista: escribió el guion de La suerte dormida y el de El principio de Arquímedes, dirigida por Gerardo Herrero en 2004.

En 2004 publicó El lado frío de la almohada y en 2005 apareció su primera y única obra teatral Coloquio en el libro coral Cuba 2005, en defensa de la Revolución Cubana. Continuó con las novelas El padre de Blancanieves (2007) y Deseo de ser punk, que ganó el VII Premio de Narrativa Española Dulce Chacón otorgado por el Ayuntamiento de Zafra. En 2011 publica Acceso no autorizado.

Sus últimas obras han sido El amigo que surgió de un viejo ordenador (2012) y El comité de la noche (2014)

De sus libros ha sido elogiada la madurez de su prosa y de sus planteamientos literarios, las estructuras narrativas tan originales, la brillantez de sus metáforas, en donde asoma una comprensión más que superficial del mundo y del léxico científico y su carácter intimista y poético.

Anuncios

Este verano leemos… La creación del mundo

junio 7, 2016

La creación del mundoDice Miguel Torga en el prólogo de La creación del mundo: “Fíjate en el título. Significa que tienes ante ti un volumen que narra la génesis progresiva en una conciencia de la realidad circunstancial. Ninguno de nosotros siente ni reacciona de la misma manera. Cada hecho, cada fenómeno tiene resonancias específicas en cada criatura, y todos llegamos a nuestro último día con la visión de un mundo creado a nuestra medida, original y único. El mío es éste. Un espacio de tenacidad, de ilusión, de lucidez y angustia, agitado por mil tormentas y convulsiones, y poblado por seres reales que el tiempo ha ido transformando en fantasmas. Que lo recorras con algún provecho a la luz de tu propia peregrinación, es el voto sincero que hago a la entrada del viacrucis que es siempre, como sabes, el corto o largo camino de una vida humana”

Así presenta Miguel Torga esta novela autobiográfica, libro esencial de la literatura del siglo XX, y la obra que lo confirmó como una de las figuras estelares de las letras portuguesas.

Torga rememora su infancia campesina en una aldea transmontana, la emigración a Brasil, la vida de estudiante, las primeras escaramuzas literarias, las andanzas de médico casi barojiano, la persecución política, su visión del horror de la guerra civil española, la resistencia inquebrantable de una admirable figura civil…

Una obra monumental que es a la vez crónica, novela, memoria y testamente de un autor indispensable.

Volvemos en Octubre


Miguel Torga

junio 7, 2016

miguel_torga__cartoon_caricature__by_wilson_santos-d7uv5t6Adolfo Correia da Rocha, que se hizo conocido con el seudónimo de Miguel Torga, nació en Tras-os-Montes -São Martinho de Anta, Portugal, 12 de agosto de 1907. Era hijo de una familia pobre campesina por lo que para poder estudiar, debido a la falta de recursos económicos de la familia, tuvo que ingresar en el seminario. Pero cuando tenía trece años se trasladó a Brasil, donde pasó cinco años en una hacienda de Minas Gerais bajo la protección de un tío suyo, quien también le ayudó a regresar a Portugal en 1925 y quien le proporcionó una cantidad al mes para proseguir sus estudios. En dos años acabó el liceo y en 1933 terminó la carrera de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra. Ejerció de médico y también de veterinario en varios lugares del país antes de establecerse definitivamente en 1941 en Coimbra.
Había publicado ya cuatro libros de poesía, Ansiedade, Rampa, Tributo y Abismo y uno de prosa, Pio Azimo. Firmados todavía por Adolfo Rocha y todos en edición de autor. Formó parte del grupo intelectual que editó la revista Presenta en 1927, junto con Branquinho da Fonseca, Joao Gaspar Simoes y José Régio. Posteriormente, en 1936 dirigió una nueva revista, Manifiesto.
Publicó en 1934 A terceira voz firmado ya como Miguel Torga.
En 1936 publicó O outro libro de Job y al año siguiente inició la publicación de La creación del mundo, larga narración de carácter autobiográfico cuyo quinto y último volúmen se publicó en 1981.
En 1939 publicó El cuarto día de la creación del mundo, resultado de un viaje por la España devastada por la guerra civil. El libro fue secuestrado por la censura de Salazar, lo llevó a la cárcel durante unos meses en la prisión de Arrube y solo se pudo volver a publicar en 1971. Cuentos de la montaña, de 1941, también fue retirado por la censura y su mujer, Andrée Crabée Rocha, profesora universitaria de origen belga, fue expulsada del cuerpo docente.

En la década de los cuarenta, publicó cuatro libros de poesía más: Lamentacao (1943), Liberaçao (1944), Odes (1946), Nihil sibi (1948). También aparecieron Bichos (1940), conjunto de relatos, y Nuevos cuentos de la montaña (1944), además de la aparición de los primeros cuatro volúmenes de Diario. Su prestigio literario se consolidó en la década siguiente con la publicación de Cántico de homem (1950), Penas do purgatório (1954), Orfeu rebelde (1958), Camara ardente (1962) y Poemas ibéricos (1965). Después de este, su poesía apareció esparcida en los distintos volúmenes de Diario.
En 1989 fue galardonado con el Premio Camoens, el más importante para escritores de lengua portuguesa.
Falleció el 17 de enero de 1995 en Coimbra.

La creación del mundo es un libro esencial de la literatura del siglo XX, y la obra que lo confirmó como una de las figuras estelares de las letras portuguesas, en él Torga rememora su infancia campesina en una aldea trasmontana, la emigración a Brasil, la vida estudiantil, las primeras escaramuzas literarias, las andanzas de médico, la persecución política, su visión del horror de la guerra española, la resistencia inquebrantable de una admirable figura civil… Es una obra monumental que es a la vez crónica, novela, memoria y testamento de un autor indispensable.


Estamos leyendo… Doña Berta

mayo 18, 2016

Doña BertaDoña Berta es una anciana que vive con la sola compañía de una sirvienta tan vieja como ella y de su gato en una hacienda asturiana. Jamás ha salido de allí, ni concibe hacerlo, pues su existencia ha estado tan ligada a su tierra (Susacasa, “donde nunca llegaron ni los romanos ni los moros”) como la de cualquiera de los árboles de sus terrenos. Pero la anciana tiene un secreto: de joven fue seducida por un militar liberal, que fue acogido en su casa por sus hermanos (que simpatizaban con el otro bando) cuando fue herido en las guerras carlistas. La joven Berta quedó embarazada de esa relación y cuando sus hermanos se enteraron, hicieron desaparecer el fruto de la misma. La pobre mujer, embargada por un sentimiento de culpa y deshonor, nada pudo hacer para evitar que le arrebataran al recién nacido. Ya anciana, cuando sus hermanos han muerto, doña Berta iniciará su particular investigación acerca del destino de su hijo cuando recibe la visita de un pintor proveniente de la capital…

Doña Berta puede dividirse en dos partes: en la primera se describe la vida cotidiana de la protagonista (y el episodio del pasado ya descrito) en el paraje donde pertenece, una mujer que no ha vuelto a tener más relaciones después de su juvenil aventura. En la segunda, cuando el pasado vuelve a llamar a su puerta, realiza un acto inconcebible: vende sus queridas tierras a precio de saldo y se embarca en la aventura de visitar la capital para intentar encontrar pistas sobre la existencia de su presunto hijo. Es un impulso irresistible el que le lleva a cometer lo que para su mentalidad es una auténtica locura.

La existencia de doña Berta en Madrid será la de un pez fuera del agua. Para ella la ciudad es una inmensa jungla repleta de peligros, llena de gente que corre a unos quehaceres incomprensibles. Pero su único anhelo es admirar el retrato de su presunto hijo.

La próxima sesión será el martes 7 de junio a las 19.00.


Leopoldo Alas “Clarín”

mayo 18, 2016

ClarínALAS, LEOPOLDO (Zamora, 1852-Oviedo, 1901). Conocido por el seudónimo de «Clarín», forma con Pérez Galdós la pareja de grandes novelistas españoles del siglo XIX. Comparable a su labor de novelista es la desarrollada como cuentista, y la periodística: crítica, teoría literaria y temas políticos. Vivió en León y en Guadalajara durante la infancia, debido al cargo de Gobernador Civil que su padre desempeñó en esas ciudades; sin embargo, su persona y su obra están entrañablemente asociadas con Asturias, y aún más concretamente con la ciudad de Oviedo, a donde se trasladó en 1865, y donde estudió el bachillerato. Pasó en Madrid casi siete años, de 1871 a 1878, estudiando la carrera de Derecho, en la que se doctoró. En 1883 regreso a Asturias para ocupar en la Universidad la cátedra de Derecho Romano. Cinco años después obtuvo la de Derecho Natural.

Los años madrileños fueron provechosos en cuanto que comenzó a escribir artículos periodísticos, tanto de pensamiento filosófico y religioso, como políticos y literarios. Esta faceta de Clarín, dedicado a explorar las cuestiones sociopolíticas de su época, ha sido olvidada durante mucho tiempo (igual que la actividad paralela de Galdós). Aparte del interés en las cuestiones del día, debe recordarse que Clarín estudió en una Universidad donde los maestros más estimulantes eran los seguidores del filósofo alemán Karl Krause. La gran aportación de estos hombres, especialmente de Francisco Giner de los Ríos, fue reformar la filosofía y la enseñanza en la España del último tercio del siglo pasado.

Para entender a Clarín en cuanto a lo literario, conviene recordar que el interés intelectual, crítico, de origen krausista, da un sentido especial a sus obras; a ello se suman otros elementos de la filosofía de la época, en especial de la corriente positivista, del realismo y del naturalismo. Si el krausismo marcó el horizonte ético e intelectual del escritor, la corriente positivista del realismo y el naturalismo le proporcionó una manera de poner entre paréntesis ciertas parcelas del mundo y de examinar, valiéndose del microscopio naturalista, al ser humano de su tiempo.

El tono moralista de Alas aparece reforzado por su desengaño ante la sociedad de su época.

España iba reduciéndose en tamaño, y no sólo geográfico. Al perder las colonias de América, cayó en una anemia espiritual, producida por la carencia de ánimo y de las ideas fertilizantes que la revolución industrial trajo consigo, contribuyendo a transformar las grandes naciones europeas. No olvidemos que Clarín vivió tres acontecimientos dramáticos de la historia española: la revolución liberal de 1868, la Restauración y la pérdida de las últimas colonias, en 1898.

Pasando del trasfondo intelectual del pensamiento de Clarín a su práctica crítica, se observa que fue prolífico escritor y periodista. Sus escritos se caracterizan por una punzante ironía, que se ensañó en cuantos escritores de mal gusto cayeron en sus manos, aunque también supo ensalzar los méritos de quienes lo merecían.

La agresividad crítica de Clarín y el cortante filo de sus opiniones estéticas contrastan con la cautela con que aborda su labor creadora. Comenzó escribiendo cuentos cortos, en los que reflejó lo que el mundo y sus gentes ofrecían de interesante. La primera entrega fue Pipá (1879), novela corta influenciada por el naturalismo, que presenta en germen personajes que aparecerán en La Regenta (1884-85). La Revista de Asturias publicó en 1880, entre abril y junio, tres capítulos de Speraindeo, primer intento de novela, que nunca llegó a terminar.

Muchos y muy buenos cuentos y novelas cortas escribió Alas: El Señor y lo demás son cuentos (1892), Doña Berta, Cuervo y Superchería (los tres de 1892) y Cuentos morales (1896) son, posiblemente, los relatos más notables de la literatura española de su tiempo. Intentó, sin éxito, triunfar en el teatro; el estreno de Teresa (1895) fue un fracaso.

 


Estamos leyendo… El sueño del celta

abril 6, 2016

El sueño del celtaLa historia recrea la vida de Roger Casement y el título hace referencia a un poema del mismo nombre que fue escrito por el protagonista de la narración.

Sir Roger Casement fue un cónsul británico nacido en Irlanda que se hizo famoso por sus denuncias contra las atrocidades y abusos del sistema colonial existente en el Congo Belga, administrado por Leopoldo II, rey de Bélgica, donde las autoridades practicaban la tortura, mutilaciones, castigos corporales y asesinatos.

Realizó su primer viaje a África en 1883, cuando contaba con escasos 19 años de edad. Trabajó en el Estado Libre del Congo y participó en algunas de las expediciones del explorador Sir Henry Morton Stanley.

En 1910 fue enviado al Perú, comisionado por la Foreign Office para investigar las denuncias recibidas contra la compañía cauchera peruana, de capital británico, Peruvian Rubber Company; la cual, según los informes de que se disponía, cometía numerosos abusos y crueldades contra indígenas de la región del Putumayo en la frontera entre Perú y Colombia. Los integrantes de las tribus de esta zona debían recolectar una cantidad de caucho estipulada por la compañía y si no lo entregaban en el plazo previsto, sufrían castigos corporales que incluian latigazos, mutilaciones e incluso la muerte.

Partidario de la independencia de Irlanda, intentó conseguir la ayuda alemana para esta causa mientras se desarrollaba la Primera Guerra Mundial, lo que provocó su detención por las autoridades del Reino Unido que lo acusaron de traición y también de homosexualidad, tras registrar su domicilio y hacer público el contenido de su diario personal. Al final sería condenado a muerte.

La próxima sesión será el martes, 17 de mayo, a las 19.00


Mario Vargas Llosa

abril 6, 2016

Mario-Vargas-LlosaJorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de 1936) marqués de Vargas Llosa.

Pasa su infancia entre Bolivia y Perú y al terminar sus estudios primarios colabora en los diarios La Crónica y La Industria. En 1952 escribe una obra de teatro titulada La huida del Inca, que se estrena en un teatro de Lima.

Estudia Letras y Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y empieza a colaborar profesionalmente en periódicos y revistas, siendo editor de los Cuadernos de Composición y la revista Literatura.

En 1958 le conceden la beca de estudios “Javier Prado” en la Universidad Complutense de Madrid, donde obtiene el título de Doctor en Filosofía y Letras. Un año más tarde se traslada a París, y allí trabaja en diferentes medios hasta que logra entrar en la Agencia France Press y, más tarde, en la Radio Televisión Francesa, donde conoce a numerosos escritores hispanoamericanos.

En 1965 se integra en la revista cubana Casa de las Américas como miembro de su consejo de redacción y permanece en ella hasta 1971. En esos años actúa varias veces como jurado de los premios Casa de las Américas.

Posteriormente viaja a Nueva York, invitado al Congreso Mundial del PEN Club, e instala su residencia en Londres, donde trabaja como profesor de Literatura Hispanoamericana en el Queen Mary College.

Durante este periodo trabaja además como traductor para la UNESCO en Grecia, junto a Julio Cortázar; hasta 1974 su vida y la de su familia transcurre en Europa, residiendo en París, Londres y Barcelona.

En 1975 inicia una serie de trabajos cinematográficos, y en marzo de ese año es elegido Miembro de Número en la Real Academia Peruana de la Lengua. En 1976 es elegido presidente del PEN Club Internacional, cargo que ocupa hasta 1979.

En Perú presenta el programa televisivo La Torre de Babel y en 1983 preside la Comisión Investigadora del caso Uchuraccay, dedicado a resolver el asesinato de ocho periodistas. A finales de los ochenta entra en el mundo de la política en Perú y en 1990 regresa a Londres, donde retoma su actividad literaria.

En marzo de 1993 obtiene la nacionalidad española, sin renunciar a la peruana. Colabora en el diario El País y con la revista cultural Letras Libres.

En 1994 es nombrado miembro de la Real Academia Española y ese mismo año gana el Premio Miguel de Cervantes; posteriormente es reconocido doctor honoris causa en numerosas universidades. Su obra ha sido traducida a más de 30 idiomas.

En 2013 le conceden el premio Columnistas de El Mundo, en reconocimiento a su faceta periodística.